«Un estado presente, donde la patria es el otro y donde la única verdad es la realidad»

Desde el comienzo mismo de la pandemia, los Municipios están haciendo un esfuerzo significativo realizando desinfección de las ciudades, remodelando su infraestructura,  asistiendo desde el cuidado de la Salud, generando nuevas áreas de emergencias, desarrollando campañas de detección del virus, también llevando asistencia alimentaria a las familias más vulnerables, cuidando el trabajo de sectores muy castigados y brindando servicios esenciales, como así también avanzando en obras de infraestructura tan necesaria para mejorar la calidad de vida en cada ciudad..

También y no es menor el esfuerzo que hacen  para colaborar con el Gobierno provincial, en todo lo necesario para sacar adelante la provincia, poniendo a disposición todo su potencial humano, de recursos y logística.

Frente a esta situación se reitera por parte del gobierno provincial un atraso sistemático de los recursos que por obligación debe  coparticipar a los municipios mensualmente según nuestra constitución provincial.

Recursos, que en gran parte tributan los mismos vecinos junto a fondos provenientes de nación y otros ingresos de la explotación de recursos naturales de nuestra provincia, sin contar los ATN especiales que la Nación giró a la provincia para enfrentar a la pandemia, con la obligación de tenerlos que coparticipar a los municipios.

Son muchos los derechos que se han visto limitados durante los últimos meses, y para hacer frente a esos derechos, los municipios deben contar con los recursos que corresponden a cada ciudad.

En definitiva los recursos de coparticipación, así como el no pago de servicios municipales, que se adeudan son de los propios vecinos de Ushuaia, Tolhuin y Río Grande.

Estos recursos sirven para que los vecinos puedan contar con una administración municipal que funcione, y más en estos momentos

En el caso de Ushuaia, llevan entre 32 y 50 días de atraso habitualmente, y una deuda que supera los 540 millones, por poner un ejemplo. Y así el resto de las ciudades.

No puede ser que la mayor preocupación de los municipios en su relación con el gobierno provincial sea el giro de la coparticipación, para poder funcionar.

Máxime cuando esa deuda en un 70% corresponde a recursos nacionales, que son depositados diariamente en las cuentas de la provincia, y como mínimo tardan 32 días en ser enviados a las municipalidades.

Entendemos que no existen motivos objetivos reales para postergar el cumplimiento de la transferencia de fondos desde la provincia hacia los municipios.

El atraso de transferencia de fondos, es un castigo a los vecinos de las 3 ciudades quitándole capacidad de funcionamiento a los municipios, que están asistiendo cotidianamente sus necesidades primarias.

Por eso:

Este congreso provincial del Partido Justicialista hace pública su opinión y expresa su Solidaridad y Apoyo al reclamo permanente de los intendentes de las ciudades de Ushuaia, Tolhuin y Rio Grande por esta retención unilateral de recursos del gobierno provincial hacia los municipios.

Y le solicita públicamente al gobierno provincial regularice en forma inmediata la transferencia de fondos coparticipables a los municipios cumpliendo con su obligación  y su responsabilidad en beneficio de la población.

Dada  en sesión del Congreso Provincial del Partido Justicialista, Distrito Tierra del Fuego, Antártida e Isla del Atlántico Sur el día 23 de septiembre de 2020.

A %d blogueros les gusta esto: