Cada uno asuma «su parte de responsabilidad» para salir de la pandemia

El papa Francisco pidió hoy que cada uno asuma «su parte de responsabilidad» para salir de la crisis «sanitaria y al mismo tiempo social, política y económica» provocada por la pandemia de coronavirus.

«Para salir mejores de una crisis como la actual, que es una crisis sanitaria y al mismo tiempo social, política y económica, cada uno de nosotros está llamado a asumir su parte de responsabilidad», planteó el pontífice durante la Audiencia General que encabezó en el Vaticano.

«Salir de la crisis significa cambiar, y el verdadero cambio lo hacen todas las personas que forman el pueblo. O trabajamos juntos o no saldremos nunca», convocó durante el encuentro con unos 500 fieles en el Patio San Dámaso del Vaticano.

En ese marco, Jorge Bergoglio dijo que, «sobre todo en tiempos de cambio, cuando los individuos, las familias, las pequeñas asociaciones o las comunidades locales no son capaces de alcanzar los objetivos primarios, entonces es justo que intervengan los niveles más altos del cuerpo social, como el Estado, para proveer los recursos necesarios e ir adelante».

Según el mensaje del Papa en una nueva catequesis sobre el mundo pospandemia, «cada uno debe tener la posibilidad de asumir la propia responsabilidad en los procesos de sanación de la sociedad de la que forma parte».

En esa línea, Francisco lamentó que la «falta de respeto del principio de subsidiariedad» se haya difundido «como un virus» y denunció que, en ocasiones, «se escucha más a los fuertes que a los débiles».

«Pensemos en las grandes medidas de ayudas financieras realizadas por los Estados. Se escucha más a las grandes compañías financieras que a la gente o aquellos que mueven la economía real», criticó.

Para el Papa, «se escucha más a las compañías multinacionales que a los movimientos sociales». Y completó: «Así no permitimos a las personas que sean protagonistas del propio rescate».

«O pensemos también en la forma de curar el virus: se escucha más a las grandes compañías farmacéuticas que a los trabajadores sanitarios, comprometidos en primera línea en los hospitales o en los campos de refugiados. Este no es el buen camino», sentenció Bergoglio.

«No intentemos reconstruir el pasado, especialmente el que era injusto y ya estaba enfermo», convocó el Papa de cara a la pospandemia, al tiempo que pidió construir «un futuro donde la dimensión local y la global se enriquezcan mutuamente».

A %d blogueros les gusta esto: