El impacto del paro aceitero se extiende a Bahía Blanca y ya costó USD1.000 M

Por el conflicto gremial, en el puerto de Rosario unos 150 buques esperan cargar 3,5 millones de toneladas de materia prima, valuada en USD1.800 millones. Desde la cadena granaria advierten por problemas a futuros con los precios

El conflicto gremial en los puertos argentinos impactó de lleno en la comercialización granaria, según pudo reconstruir BAE Negocios a través de consultas con la cadena de valor de los principales cultivos.

El epicentro radica en el puerto de Rosario, en donde se esperan embarcar granos por un valor de USD1.800 millones, mientras que en la terminal portuaria en Bahía Blanca, se redujo de manera sensible el flujo de camiones y trenes, y quedan por cargar en los buques granos unos USD54 millones.

En el sector apuntan que el costo diario es de USD100 millones. Una parte se recupera, pero no las multas, demoras y costos de almacenamiento y logísticos.

El otro dato a tener en cuenta es que, más allá de los granos que ahora no se embarcan, un problema que podría presentarse en el mediano plazo es que los clientes habituales de Argentina tomarán nota del prolongado conflicto gremial –que lleva más de dos semanas- y empezarán a pedir descuentos. «Los compradores pensarán que el paro se puede repetir y podría haber recortes en los precios a futuro», advirtió un experimentado corredor de granos.

Según estimaron fuentes de la industria, el peso de la medida recae sobre los puertos del Gran Rosario, en donde unos 150 barcos esperan para descargar 3,5 millones de toneladas de materias primas. En esta línea, Luis Zubizarreta, presidente de la Cámara Privada de Puertos Comerciales (CPPC), estimó que esta situación puede desembocar en que nuestro país «deje de ser un proveedor confiable para los compradores argentinos, el no cumplir los plazos tendrá impacto en los precios que nos van a pagar». Con respecto al conflicto gremial, remarcó que «es muy importante llegar a una rápida solución».

El otro puerto que siente el peso del conflicto gremial es Bahía Blanca. Según un informe elaborado por la Bolsa de Cereales de esa localidad bonaerense, el número de camiones que ingresaron en diciembre cayó un 80% en relación al mismo mes de 2019, mientras que los vagones que llegaron al puerto pasaron de 4.079 en diciembre del año pasado a 135 este mes.

La operatoria de los buques también se vio afectada, y hasta el momento cuatro buques esperan para llenar sus bodegas con 191.900 toneladas de granos. En contrapartida, la actividad en el puerto bonaerense de Quequén se desarrolla sin problemas, al haber otro gremio, que este caso es Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros, que nuclea a trabajadores de Necochea, Quequén y Lobería.

La onda expansiva del paro llegó hasta el negocio del trigo, en la recta final de la cosecha fina de la campaña 2020/21. Según analizaron desde la consultora AZ Group, la principal consecuencia de la medida de fuerza fue que los productores que contaban con mercadería a fijar, perdieron precio. En el caso del cereal, que según estimaron «valía USD230 la tonelada antes de la medida de fuerza y cayó a 215-220 USD».

 

A %d blogueros les gusta esto: