La Argentina, ganadora: Impuso «Agenda Mercosur» y protegió a su Industria

Esquivó los principales peligros y hoy tiene el «timón» del bloque hasta el 30 de junio

Al final, ganó. Sí, finalmente y luego de numerosos cortocircuitos con sus socios, la Argentina terminó imponiendo su agenda comercial en el Mercosur, con el agregado nada despreciable de que asumió la presidencia del bloque hasta el 30 de junio de 2021.

Lejos quedó el «terremoto» acaecido el 24 de abril pasado, cuando el Gobierno comunicó a Brasil, Uruguay y Paraguay que abandonaría las negociaciones con cualquier país si éstos continuaban acelerando la firma de acuerdos, en medio de una todavía incipiente y desconocida pandemia.

El cierre del 2020 muestra a la Argentina con el bastón del Mercosur, una agenda que gira en torno a la incorporación de Bolivia al bloque (fue adelanto de BAE Negocios); y varias «perlitas» que fueron triunfos poco visibilizados.

Logros políticos

Luego de un panorama opaco en el primer cuatrimestre, varios hechos posicionaron mejor al Gobierno y le dieron oxígeno en un cuadrilátero que sigue siendo «1 contra 3», siguen pensando en Cancillería.

el fracaso (y prácticamente la desaparición este año) de las negociaciones con Corea del Sur, el «enemigo público número 1» para el Gobierno en materias de posibles tratados comerciales en curso. «Todas las fichas estaban en contra de nuestros intereses», recordaban hoy en el Palacio San Martín. Aunque el resto de los socios haga «mutis por el foro», los tres vecinos bregaban frenéticamente por la firma con la potencia asiática.

La postergación de la firma del TLC con la Unión Europea, que en el mejor escenario será un acuerdo con aplicación desde fines del 2022, lo cual da tiempo para que la estructura productiva argentina se prepare. Se trata de un desafío muy complejo, «entregado en bandeja» por el ex presidente Mauricio Macri y su ex canciller Jorge Faurie.

El freno y la reformulación de los planes regionales para bajar salvajemente el arancel externo común. Desde Brasil, con su pretensión de recortar 50% la protección a los bienes nacionales, pasando por Paraguay y Uruguay (gobiernos también de corte liberal), fue sólo la Argentina la que se opuso a desproteger la actividad manufacturera sin ninguna razón valedera.

La identificación de Canadá e Israel como dos potenciales contrapartes «casi perfectamente complementarias», dicen en la Cancillería. En ambos casos, se avanza hacia la concreción de avances comerciales. Con el país norteamericano, sellar un acuerdo libre comercio en 2021; en tanto que con Israel se busca la ampliación de un convenio firmado en 2006.

Africa y Centroamérica

A casi 30 años de la creación del Mercosur, que se celebrará el próximo 26 de marzo, la Agenda de Negociación Externa -que propuso la presidencia argentina- busca alcanzar objetivos concretos en materia de relacionamiento externo.

Más allá de la conclusión de las cuestiones técnicas pendientes con la UE y con EFTA, al Gobierno le interesa también particularmente un acercamiento con el Líbano y consolidar los avances con Centroamérica, República Dominicana y el norte de Africa.

Otros datos que deja el año son las negociaciones para ampliar la venta de biodiesel a Perú; el cierre de un acuerdo automotor con Chile; la búsqueda de uno similar con Colombia para el segmento de las pick ups; y un pedido general a todos los países de América Central para que bajen sus aranceles e importen alimentos y vehículos argentinos.

Un fenómeno muy positivo para el «año pandémico» es que tanto la Unión Industrial Argentina (UIA) como la Confederación Nacional de la Industria (Brasil), salieron siempre a «bancar» las posturas de la administración de Alberto Fernández, en negociaciones externas.

A %d blogueros les gusta esto: