El Gobierno afirmó que está alerta tras la aparición de casos de Covid en la Antártida

Los 36 contagios se registraron en una base chilena ubicada a 80 kilómetros de la Base Esperanza.

Tras el brote de coronavirus en una base antártica chilena, el primero en el continente blanco, el Gobierno aseguró que está «alerta» ante la situación, pero remarcó hoy que confía en el «protocolo restrictivo» que se elaboró.

«Estamos alertas», sostuvo el comandante conjunto antártico, Edgar Calandín, quien se mostró «sorprendido» por los 36 contagios registrados en la base chilena Bernardo O Higgins Riquelme, ubicada a tan sólo 80 kilómetros de la Base Esperanza. El general remarcó que hasta el momento dentro del personal argentino «no hubo novedades ni alerta de COVID» y destacó que para prevenir contagios se elaboró un «protocolo restrictivo».

A pocas semanas de haber comenzado la Campaña Antártica de Verano, el cordobés explicó que con motivo del tradicional proceso de abastecimiento «hay un interesante flujo de personas» que van desde el continente y que regresan desde el Polo Sur. Sin embargo, subrayó que «los que entran y los que salen no tienen contacto: además, los que viajan se hacen un PCR y si da negativo, entran en aislamiento, para después someterse a otro PCR y recién ahí viajar a la Antártida».

«Tuvimos un solo caso positivo en esas pruebas previas, por lo que la personas y los contactos estrechos quedaron afuera de la Campaña», contó Calandín. Asimismo, el comandante conjunto antártico remarcó que en el continente blanco «cada base es una burbuja, por lo que está prohibido el contacto de las bases argentinas entre sí y con las de otros países».

«Son muchas medidas, es cierto, pero están siendo efectivas. Uno de los objetivos de esta Campaña es no llevar el Covid a la Antártida», reiteró el integrante del Ejército a Noticias Argentinas (NA). Al ser consultado sobre cómo se actuaría en el caso de que se registren casos de coronavirus en las bases argentinas, el cordobés detalló que «se procede al aislamiento y a la evacuación» a través de Ushuaia o Río Gallegos y señaló que se enviaron test de antígenos para que los médicos de cada estación antártica puedan realizarle al personal con síntomas.

Por otra parte, Calandín también relató que se suspendieron las clases presenciales en la Escuela Presidente Raúl Alfonsín, en la Base Esperanza, y que se cortó un clásico del continente blanco: la pizza con cerveza de cada sábado, a la que asistían los integrantes de bases de otros países, aunque en la Base Carlini todavía sigue funcionando para los locales el cine del «Espacio INCAA Latitud 90˚».

A %d blogueros les gusta esto: