El Gobierno Nacional analiza cómo reactivar la explanta de Explosivos Fanazul

El Gobierno nacional designó al ingeniero Oscar Espinosa al frente de la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos Azul (Fanazul), en un paso hacia la reactivación de esa planta que estuvo cerrada durante cuatro años y que históricamente producía explosivos para la minería y que analiza hoy realizar otras tareas para poder mantener puestos de trabajo, como la destrucción de chalecos antibalas y de armamento en desuso.

Así lo confirmaron a Télam voceros del Ministerio de Defensa, que conduce Agustín Rossi, que señalaron que están trabajando en «hacer posible la reapertura» de Fanazul cumpliendo los pasos que requiere este proceso luego de cuatro años sin actividad.

«Estamos realizando las auditorías necesarias para ver el estado edilicio, pero no depende únicamente del Ministerio de Defensa, estamos esperando definiciones de otros ministerios», explicaron los voceros respecto a cuándo se concretará la reapertura de la fábrica.

Explicaron que la pandemia de coronavirus «está demorando mucho» el proceso previo que requiere su reapertura y recordó que el cierre de esta emblemática planta de explosivos de Azul se produjo a principios del 2018 durante la intervención de Fanazul por el gobierno de Mauricio Macri, que incluyó el despido de más de 220 trabajadores.

Al respecto, desde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) expresaron su satisfacción por el avance del proceso de reapertura de la planta y dijeron que es «una muy buena noticia la decisión del Gobierno nacional».

«Para nosotros, lo bueno es que en el marco de un durísima pandemia como es la del coronavirus reabra una fábrica. Una noticia que no es menor», dijo a Télam Vanina Zurita, secretaria de Formación ATE de la provincia de Buenos Aires.

Zurita destacó también el «fuerte compromiso del ministro (de Defensa) Agustín Rossi», para el reinicio de actividades de la planta de Fabricaciones Militares en esa localidad y dijo que «el camino sigue siendo el de poner en valor y reivindicar al trabajador del Estado.

«La pandemia ha demostrado que necesariamente tiene que haber un Estado fuerte para poder llevar adelante las políticas públicas para todos los sectores del pueblo, en especial para los sectores más postergados y ahí indefectiblemente tiene que estar el trabajador del Estado», agregó.

Zurita detalló además que con la designación de Espinosa «como director para esta nueva etapa, se iniciaron enseguida reuniones entre trabajadores y autoridades» para efectivizar la reincorporación de quienes fueron despedidos durante la gestión de Mauricio Macri.

En ese sentido, Zurita adelantó que seguirán peleando por la reincorporación de los trabajadores despedidos «que manifiesten su voluntad de regresar a la fábrica», aunque reconoció que el proceso podría ser «en etapas» en el marco de la crisis económica generada por la pandemia.

La Fábrica Militares de Azul (Fanazul), que producía históricamente explosivos para la minería, va en camino de dedicarse a la destrucción de chalecos antibalas y de armamento en desuso, entre otras funciones.

Durante los últimos días de junio, se realizó una videoconferencia entre las autoridades de Fabricaciones Militares (FM) y los trabajadores activos de la fábrica, en la que se puso en funciones a Espinosa, quien había sido desplazado del cargo durante el macrismo.

Desde el Directorio de Fabricaciones Militares Sociedad del Estado, junto al ministro de Defensa, Agustín Rossi, y la secretaria de Investigación, Política Industrial y Producción para la Defensa, Daniela Castro, insistieron en destacar que «están trabajando para hacer posible la reapertura de Fanazul».

A %d blogueros les gusta esto: