«Paulatino» y «provincia por provincia» para el día después de la cuarentena

El Gobierno de Alberto Fernández ya trabaja en el plan de salida de la cuarentena por el coronavirus y baraja una serie de opciones. El final del aislamiento será de manera paulatina y se elabora el proyecto «provincia por provincia».
Hay una premisa clara en el Poder Ejecutivo: de un día para el otro no va a estar todo normal en el país, ni las calles y los transportes se verán llenos de personas nuevamente. «Se va tardar meses para eso», cuenta a El Destape una fuente con despacho en la Casa Rosada. Los pronósticos más pesimistas hablan de un 2020 con distanciamiento social.
El regreso a la vida cotidiana de los argentinos será escalonado. Se van a evaluar las situaciones de cada provincia y en base a la cantidad de casos por distrito se irá finalizando la cuarentena en cada lugar. Esta es unas de las principales ideas que maneja Fernández. «Hoy sabemos que hay un fuerte foco de contacto en AMBA (Ciudad de Buenos Aires y los tres primeros cordones del conurbano), Córdoba, Santa Fe, Chaco, Santa Cruz y Tierra del Fuego», enumeran desde la Casa de Gobierno a este portal. Esos serían los últimos lugares de la salida del aislamiento. Para esas provincias ya se está usando el término de «parcializar la cuarentena». La situación será otra para el resto de los territorios: «Es muy posible que en lugares donde no haya grandes cantidades de contagios se pueda ir hacia la salida total».
El médico infectólogo Gustavo Lopardo es uno de los profesionales de la salud que es consultado permanentemente por el Gobierno y participa en las reuniones junto a Ginés González García para informar al Presidente de la Nación de la situación del COVID-19 en el mundo y en nuestro país. Si bien se encarga de dejar en claro y repetir «nosotros no tomamos decisiones sino que asesoramos al Gobierno», Lopardo afirma que «será paulatina» la salida de la cuarentena. «No va a pasar que si el domingo 12 de abril es el final del aislamiento, el lunes nos vamos todos juntos a festejar», le dice no sin ironía a El Destape.
Habrá otro protocolo de salida del aislamiento para grupos de riesgo. Se hará énfasis en el cuidado especial de los mayores de 65 años, la franja etaria más golpeada por el COVID-19. Y se le sumarán a ese conjunto las personas con inmunodeficiencias y mujeres embarazadas.
Una tema que preocupa en el Gobierno es el hacinamiento en los barrios más humildes. Alberto Fernández ya lo ha manifestado públicamente. Ya se evalúa la situación para el día después en lugares donde el contagio del coronavirus puede hacer estragos y no habrá un levantamiento total de la cuarentena.
La mayor parte de las viviendas precarias en nuestro país se encuentran en la Provincia de Buenos Aires. «Estamos evaluando que es mucho más peligroso la gente metida en pocos metros cuadrados…», afirma en off una fuente de Nación. Uno de los proyectos que se manejan es: «Ir a una situación con distanciamiento social enfocado en los chicos, quienes como no podrán asistir a las escuelas para ese entonces vayan a clubes o centros comunitarios». Detalle no menor: las escuelas de las zonas más golpeadas seguirían sin recibir alumnos las semanas siguientes al Día D. Desde el Ejecutivo aclaran: «Estas son todas hipótesis de trabajo».
¿Cómo será la modalidad paulatina del fin de la cuarentena en aquellas provincias con picos de contagio? Se irán sumando actividades esenciales para concurrencia a los lugares de trabajo, confirman desde Presidencia. ¿Y los eventos masivos? «No está pensado volver a ver partidos de fútbol con público ni teatros ni recitales». Será otro país durante este año. «La normalidad no va a estar en Argentina en los próximos meses. Se van a cambiar los hábitos de vida. Tenemos que apelar al distanciamiento social con responsabilidad para aprovechar esto que logramos, que no lo desperdiciemos», se ponen firmes en la Rosada. Esta misma fuente cierra la idea con humor: «Vamos a pasar un invierno donde no nos vamos a poder besar».
NO ES UN CUENTO CHINO
Uno de los lugares emblemáticos del levantamiento de la cuarentena fue China, allí donde hizo su aparición el coronavirus en noviembre de 2019. La semana pasada se terminó el aislamiento en la provincia de Hubei. Y se sumará desde el 8 de abril Wuhan, la ciudad del nacimiento del SARS-Co2. El levantamiento será total. Los ciudadanos podrán circular libremente de un día para el otro. Solo deberán mostrar, si las autoridades lo requieren, un código QR en sus teléfonos móviles que indica que no están infectados.
¿Por qué Argentina no levanta la cuarentena al 100% de un día para el otro? «Porque hicimos las cosas que nadie había hecho en su momento. China con todo el mundo contagiado fue a una cuarentena absoluta. Murió gente y los que estaban contagiados hicieron los catorce días y salieron todos juntos a la calle. Tenemos países como Francia, Italia, España, Reino Unido y Estados Unidos que están tomando medidas de fondo ya con la curva exponencial, bien alta», explican en la Rosada a El Destape.
«Nosotros en un momento en que no tenemos un gran índice fuimos a las medidas de fondo. Entonces como arrancamos en una situación inédita vamos a empezar a salir también de la cuarentena de forma inédita», cuenta en off un funcionario sobre los planes del Gobierno. Y se motiva: «Hay que pensar, ser inteligentes y responsables. Si se termina la cuarentena el 12 de abril, salir todos juntos a la calle al otro día, y que estas semanas no hayan servido para nada, y disparemos ahí la curva, es una locura».
Una duda que sobrevuela es si se va a vivir a picos y mesetas durante todo el año. ¿Se vuelve a obligar a hacer cuarentena a todo el país nuevamente? El médico Lopardo analiza: «No se puede decir que si hay un pico en unos meses se encuarentena a todos de vuelta porque no lo sabemos y tampoco sabemos que si hay un pico cómo será ese pico. Porque cada pico tiene su característica. Si es conglomerado, por ejemplo: si sucede un pico en Chaco, no se puede poner en cuarentena a toda la población». El infectólogo apela a la «inmunidad de rebaño», que es cuando se inmuniza una parte de la población y protege al sector no inmunizado. Por ello destaca: «Será clave para ganar tiempo a la espera de la vacuna o el remedio contra el COVID-19».

FUENTE: eldestapeweb.com

A %d blogueros les gusta esto: