«Es necesario llevar tranquilidad a la Comunidad universitaria y a la Comunidad provincial en general»

Habiéndose cumplido con la primera fase del aislamiento social, preventivo y obligatorio, dictado por el Gobierno Nacional y entrando en un segundo tramo a partir de la extensión de su vigencia, para luego de concluida la Semana Santa, entiendo necesario llevar tranquilidad a la Comunidad universitaria y a la Comunidad provincial en general, con relación a las acciones que la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur en el marco de la lucha que el Pueblo Argentino y sus autoridades legítimamente viene llevando contra la pandemia originada por el COVID-19.

En tal sentido, entiendo entonces necesario comunicar que en sintonía con las prioridades fijadas por el Gobierno Nacional sobre la base de las recomendaciones del Comité Asesor del Ministerio de Salud de la Nación, la UNTDF viene cumpliendo estrictamente con el protocolo de cuarentena establecido y ha podido resolver sin consecuencias graves para la salud y la vida de los integrantes de sus claustros, aquellas puntuales situaciones de contagio y de riesgo que involucraron a personal de nuestra Institución.

Dicho cumplimiento se dio bajo la estrategia de la creación de un Comité de Emergencia UNTDF, que viene reuniéndose regularmente desde el inicio del aislamiento y la conformación de un Comité de Crisis por cada uno de sus cuatro Institutos, con la intención de asegurar la máxima ejecutividad de acciones concertadas para encontrar soluciones para un problema absolutamente inédito y atípico en la historia del país y de sus universidades, y por tanto sin experiencia previa y sin soluciones a mano de eficacia comprobable.

Finalizando la primera etapa de cuarentena y a través de la utilización de herramientas de tecnologías de información y comunicación, consideré en el día de ayer convocar a una Reunión Informativa al Consejo Superior de la Universidad para intercambiar inquietudes y opiniones respecto de lo hecho y por hacer, asumiendo que estamos lejos de la finalización de esta batalla sanitaria que está dando el pueblo argentino a través de sus familias y de sus Instituciones. Debo decir que encontré una receptividad reconfortante por parte de sus miembros demostrando que se trata de un problema de todos que solamente todos podremos resolver.

A la Comunidad de la Provincia quiero transmitirle que la Universidad está actuando como una Institución de conocimiento que, al mismo tiempo forma parte de una comunidad afligida pero confiada en la superación de la crisis sanitaria que padece el país y el mundo.

Por un lado estamos desplegando una logística solidaria de contención, asistencia y apoyo a los grupos más vulnerables a través de la creación de una Red Solidaria, sostenida con aportes voluntarios de la Comunidad Universitaria y con la predisposición de poner a disposición nuestro edificio Universitario de la calle Yrigoyen, si el aumento de la curva pandémica así lo requiriera. La prevención frente a la trazabilidad y aumento del contagio es un objetivo prioritario. Para nosotros también es falso el dilema economía versus salud. Asegurar a través de la ayuda solidaria la satisfacción de necesidades básicas es un aspecto central de la salud física y mental, necesarias para encarar y completar con probabilidad de éxito una trayectoria formativa universitaria.

Por otro lado estamos volcando el conocimiento técnico y científico disponible, a la elaboración de elementos de higiene y cuidado como son por ejemplo las máscarillas en 3D a través de nuestros ingenieros y ofreciendo nuestros laboratorios al Ministerio de Salud de la Provincia y de la Nación, para llevar adelante a través de nuestros expertos en biología Molecular, análisis reactivos e investigaciones sobre COVID-19.

Quiero llevar también tranquilidad a estudiantes y docentes respecto de las cuestiones que los involucran y que comparten en tanto claustros en los que se juega la formación disciplinar y el resultado de la trayectoria formativa.

Desde el punto de vista académico estamos comprometidos en la búsqueda de respuestas a las dificultades y complejidades que la cuarentena le plantea a las Universidades y especialmente a las Públicas, en lo que hace a disminuir el impacto negativo del aislamiento sanitario sobre la actividad académica y pedagógica, sin bruscas modificaciones de los tiempos fijados en nuestro Calendario.

En la reunión informativa del Consejo Superior realizada en el día de ayer, se acordó la creación de un Comité Académico de Crisis coordinado por la Secretaría Académica de la UNTDF, a los efectos de avanzar con decisiones técnicas concertadas que permitan encontrar las mejores alternativas, para precisamente atenuar el impacto de la cuarentena sobre innumerable cuestiones académicas.

Dicho comité tiene como misión fundamental acordar estrategias institucionales que tengan en cuenta las diversas realidades que presenta cada materia y que preserven el vínculo pedagógico con los alumnos profundizando lo que muchos docentes vienen implementando desde el inicio de la crisis sanitaria, suministrando sugerencias y recomendaciones para el aprovechamiento de diversas plataformas virtuales disponibles. También en la aprobación de normativas de carácter excepcional que garanticen el dictado de clases no presenciales.

Por el lado de los y las estudiantes, el Comité Académico de Crisis de la UNTDF ya se encuentra abocado a que tales estrategias consideren como objetivo central la recuperación de aquellas clases que por las particularidades de cada materia no puedan ser resueltas por la vía virtual. La intención del Rectorado es adecuar las exigencias de asistencia, entrega de trabajos prácticos, rendición de parciales para la acreditación, a la excepcionalidad de la crisis, siempre asegurando la calidad de los procesos y resultados formativos.

Por aquello del falso dilema economía versus salud, quiero llevar tranquilidad a las familias de los docentes y no docentes de la Universidad, diciéndoles que está garantizado como siempre el cumplimiento en tiempo y forma de las obligaciones salariales.

Aspiro a que este Comunicado pueda servir no solo para informar y tranquilizar a las familias fueguinas y muy especialmente a quienes trabajan y/o estudian en esta Universidad Nacional. Estamos cumpliendo la misión formativa que justifica nuestra existencia y desplegando al mismo tiempo, acciones solidarias en apoyo de aquellos grupos vulnerables que ven en la Universidad Pública una posibilidad de emancipación y de crecimiento personal y familiar. La cuarentena y la pandemia nos pusieron a todos en situación de aprendizaje. Esta es la materia que todos debemos aprobar. Sigamos cumpliendo. Sigamos cuidándonos. La Patria es el Otro. Sigamos haciendo Patria.

Deja una respuesta